¡Anda! Yo esto ya lo he vivido antes…

El pasado sábado casi la totalidad de la plantilla del Bitango Kettal Fuenlabrada se personó en la sede de la Asociación de Jugadores de Fútbol Sala y estuvimos reunidos con ellas Eduardo (el abogado más aventajado) y yo mismo. Sin cobrar desde diciembre (una media de 250,00 eurillos…); costeándose la comida en los viajes; falta de material sanitario; contratos inexistentes o incompletos firmados sólo por las jugadoras sin sello ni firma del club; sin fisioterapeuta; buscándose la vida para recuperar lesiones; gestionar las fichas… engaños, ninguneo, presidente escurridizo… en fin, lo clásico que le pasaba a un equipo ya descendido y mal gestionado de la División de Honor masculina hace 10 años. Habían decidido plantarse y no jugar los últimos tres partidos de liga.

Después de oír su versión de los hechos  y de regañarles mucho, pero mucho, mucho, por la forma de hacer las cosas (comunicar el plante, copia de contratos, asociarse a la AJFS, pasotismo general…) nos hicimos cargo del tema. Nos personamos en el partido que esa misma tarde jugaban las voluntariosas, ilusionadas y utilizadas cadetes del Bitango Fuenlabrada contra el Cajasur FSF de Córdoba (2-16 resultado final). Los tres partidos que hayan jugado las jugadoras de los equipos filiales, serán denunciados ante el Comité Nacional de Fútbol Sala y la Federación Madrileña de Fútbol Sala al entender que se está adulterando la competición e incumplir la normativa en la composición de una plantilla de División de Honor. En fin, lo clásico que le pasaba a un equipo ya descendido y mal gestionado de la División de Honor masculina hace 10 años.

Hablamos con el equipo contrario, en su vestuario antes del partido, para explicarles las razones del plante. Hablamos con la pareja arbitral. Hablamos con el presidente del equipo D. Alberto Campos Bayón (curiosamente, hermano del entrenador, sin titulación, que estaba llevando al equipo). Hablamos con Agustín, responsable del patrocinador Bitango y ex portero del Real Madrid CF. Hablamos con José Manuel, concejal de deportes del Ayuntamiento de Fuenlabrada…

Conclusión: por la incompetencia, mala gestión, por los gastos sin justificar desde la temporada 2005-2006 y por falta de claridad en las cuentas por parte de la directiva del equipo presidida por D. Alberto Campos Bayón, las ayudas del patrocinador y del ayuntamiento se han perdido, a pesar de haber cumplido y haber ayudado al equipo hasta la fecha. Lo mismo que le pasaba a un equipo ya descendido y mal gestionado de la División de Honor masculina hace 10 años. No entraré en las cifras y datos amablemente aportados por Agustín y José Manuel al ser demasiado amplio, pero ambos coinciden y corroboran la versión de las jugadoras.

Puede que las jugadoras no hayan aguantado todo lo que quería la directiva que aguantaran; puede que no hayan devuelto todavía las valiosas equipaciones; puede que no hayan informado por escrito y en tiempo de sus intenciones; puede que las jugadoras se buscasen la vida para subsistir de la mejor forma posible… pero está claro que, si un entrenador se va a mitad de temporada; si un masajista se va; si un segundo entrenador se va; si diez jugadoras de una plantilla se van; si un patrocinador que aporta más de 100.000 euros se va; si un Ayuntamiento no consigue que se justifiquen sus subvenciones y se va…es una situación que ya le pasaba a un equipo ya descendido y mal gestionado de la División de Honor masculina hace 10 años.

Con este plante de la plantilla del Bitango Kettal Fuenlabrada FS esperamos que las jugadoras de División de Honor Femenino firmen contratos aunque sea en una servilleta (nos consta que el Pinto FSF lo instaura para la próxima temporada), que las jugadoras luchen por sus derechos (porque NADIE LO VA A HACER POR ELLAS), que los clubes se comprometan con lo que pueden, que las directivas sean más profesionales y deseamos que el fútbol sala femenino logre deshacerse del tipo de presidentes que teníamos en la División de Honor masculina hace 10 años. La AJFS hará lo que pueda, sabemos cómo hacerlo desde hace 10 años.